12 sept. 2009

Mantenimiento del Kayak


Hacerse del equipo para practicar kayak no es tarea fácil. Para el común de los mortales representa una inversión significativa: kayak, remo, chaleco, faldón, chaqueta, traje de agua, botines y siga contando. Ni que decir del equipo de camping, saco de pluma, colchoneta auto inflable, carpa, cocinilla, etc.
El asunto es que hicimos una excelente inversión en nuestro equipo y queremos cuidarlo. El equipo de buena calidad dura muchos años con el cuidado y mantenimiento adecuado.
Partamos por el kayak. Los hay de fibra, de plástico, de tela y de madera, pero dado la popularidad del plástico y la fibra nos concentraremos en éstos.
Protección de los rayos UV
El plástico es lo más fácil de cuidar. Solo hay que protegerlo de los rayos UV y tendremos kayak para rato. Normalmente los plásticos de los kayaks de buena calidad traen un filtro UV en los tintes que le dan el color. Sin embargo, es mejor protegerlos para evitar que se decoloren y que el plástico se vuelva quebradizo.
Hay unos protectores de plástico con filtro UV, algo así como el bloqueador solar para los kayaks, como el UV Tec McNett o el Protector 303. Estos no solo protegen de los rayos UV, sino que también acondicionan el plástico restituyendo los aceites estructurales, dándole flexibilidad y una apariencia de nuevo. Además, pueden ser usados en otros materiales como el nylon (chalecos salvavidas, chaquetas), el látex (sellos de los trajes secos), neoprén (trajes de agua, guantes, botines) y vinil (estuches de mapas, GPS, radio). Es conveniente rociar el kayak al menos dos veces al año.
Cabe destacar que no debemos almacenar el kayak a la intemperie (i.e. al sol). Si no tenemos donde guardarlo bajo techo, podemos buscarle una funda, o por último, ponerle una malla de kiwi doble o cuádruple.
La fibra de vidrio no es tan sensible a los rayos UV, pero los partes plásticas como asientos, hebillas, cordines elásticos, manillas, si lo son. Además, el gelcoat, capa de acabado de los kayaks de fibra o compuestos, está hecho usualmente de una resina de poliéster que se decolora con el sol.
Lavando el kayak
A la vuelta del mar, es conveniente lavar el kayak con agua dulce, con especial énfasis en las partes metálicas, como el timón, los cables del mismo, los tornillos y pasacabos, aun cuando estos sean de acero inoxidable.
Las partes más sensibles son donde dos metales diferentes se encuentran, ya que se produce una corrosión galvánica por electrolisis de gran poder destructivo. Para evitar esto, después de enjuagar en agua dulce y dejar secando, se puede usar un lubricante que desplaza el agua como el WD-40.
La arena también es un problema, sobre todo en las partes móviles como el timón y los rieles de los pedales. Al introducirse entre las piezas, produce abrasión en éstas, además de entrabar su funcionamiento.
Los sellos de neopren también es importante enjuagarlos en agua dulce, ya que los cristales de sal, van deteriorando el material.
Una vez lavado, debemos dejarlo secar antes de guardarlo apropiadamente. Un cubre cabina es una buena idea para evitar visitas indeseadas en el interior y para mantenerlo libre de polvo y material particulado, muy común en Santiago.
Guardando el kayak
Los kayaks pueden dañarse o sufrir deformaciones en el casco si no se almacenan apropiadamente, sobre todo los kayaks plásticos. La mejor forma de almacenarlos por largos períodos es parados sobre la punta. Como no es fácil, encontrar un estacionamiento con 5 metros de altura, la siguiente mejor opción es ponerlos de canto sobre cintas de nylon, de manera de que cuelgue de éstas. Es fácil colocar un par de chapas de escalada con pernos de expansión en la pared del estacionamiento, para poner dos cintas y colgar el kayak cómodamente. Muchas personas que viven en departamento los hacen así.
Inspección de Rutina
Finalmente, antes de salir a remar, debemos inspeccionar el kayak para garantizarnos que nos dará un óptimo rendimiento en el agua y no nos fallará en los momentos de mayor necesidad.
Revise primero los tornillos. Estos tienden a soltarse por las vibraciones durante el viaje. Revise seguidamente las hebillas, cintas y cordines elásticos y para ver que no están dañadas. Cambie lo antes posible las partes deterioradas.
Luego revise el timón, especialmente los cables que con el uso el metal se va fatigando. Normalmente se cortan en las uniones con los tornillos. Los pedales también es conveniente revisarlos periódicamente para identificar partes fracturadas que podrían terminarse de romper en el agua.
Finalmente y no menos importante es revisar los compartimientos estancos. Hebillas, cintas, sellos de neopren y también los tabiques, para verificar que no pase el agua de la cabina hacia estos. A muchos kayaks, por el uso, los golpes, el almacenamiento inadecuado o la exposición a altas temperaturas, se les deterioran los sellos de los tabiques, por lo que hay que resellarlos para restaurar la impermeabilidad de los compartimientos secos. No use silicona, no sirve y además dejará residuos que evitaran que pegue un buen pegamento. Hay buenos selladores como el Marine GOOP o el Lexel, que dejarán los compartimientos como nuevos.
Con el debido cuidado, nuestro kayak nos brindará décadas de viajes y aventuras. Posiblemente, pasará por muchas manos y alegrará a muchas personas durante su paso por este mundo.
Nada es para siempre. Esperemos que cuando ya no le quede más recorrido, hayan lugares de reciclaje de plásticos que acepten convertir el viejo casco en tuberías, tejas plásticas, mangos de cuchillos, señales camineras o quien sabe que. Mejor destino que terminar en un basurero por los próximos 10.000 años.
Recíclicamente,

Martin
Instructor de Kayak de Mar
martin@ecodeporte.cl

2 comentarios:

  1. Muchas gracias por tu blog... yo hace años que dejé de tener contacto con el kayak de mar producto que me cambié de ciudad. Ahora estoy nuevamente viviendo en costa y con ganas de volver a una antigua pasión.
    Saludos desde Iquique.

    ResponderEliminar
  2. Me parece muy interezante su pagina y muy bien estructurada, muy buenos concejos...

    Hubaldy Soto un saludos desde Puerto Rico...

    ResponderEliminar